/ Destacadas / LA LOTERIA política

LA LOTERIA política

diastama Ninguno 2 agosto, 2017 - 7:50 am en Destacadas

Por Isael Castillo

 

EL MÚSICO. Ya llegó éste (yo) con su ruido. Y no es para menos, se extraña el teclado y andar del tingo al tango. Por ello, que si bien seguimos en nuestras actividades normales o cotidianidad, continuamos también en estos menesteres que nos llenan en esta otra parte de nuestra vida, en la vocación, que a través de más de 25 años de periodismo ha sido y vuelve a ser de amplia satisfacción.

LA JARAS. Todo esto, regresar con esta columna, empezó a raíz de unos síntomas que presentan los tres órdenes de gobierno, situación que no han resuelto y no resolverá. Vemos una sociedad en la cual lejos de unir el llamado tejido social por parte de nuestras autoridades, hay una brecha cada vez más amplia. Lo anterior es, entre otros, resultado de gobiernos que mantienen una muy marcada línea de “ideas confrontadas” y no el liderazgo o gobierno de “diversidad ideológica”. Ambos son términos al parecer iguales, digo al parecer porque ofrecen diferentes conceptos en la realidad social, en las publicaciones.

EL PESCADO. Manifiesto de lo anterior es, por citar un caso, Andrés Manuel López Obrador, a quien el PRI, el PAN, PRD y resto de instituciones políticas, tienen un miedo enorme. El Peje es el Coco de todos ellos. Lo peor del caso es que al hablar ellos tan mal de López Obrador, no hacen otra cosa sino impulsarlo más allá de la cima del éxito. Vaya pues, si El Peje se echa una flatulencia, todos los representantes de los partidos políticos lo tuitean. De ese tamaño es el miedo.

EL GALLO. Al designarse a Nelson José Murat Casab, ex gobernador de Oaxaca, como delegado del CEN del PRI para la renovación del CDE tricolor de Tamaulipas, solo faltaba (al parecer) que Alejandro Guevara Cobos levantase la mano para contender por la dirigencia estatal de este instituto político, posterior a que lo hiciera Oscar Luebbert Gutiérrez, Sergio Guajardo Maldonado, Luis Enrique Arreola, Roberto González Barba, Juan Alonso Camarillo y Miguel Manzur Nader. Si bien lo que se necesita es un electo democráticamente líder del PRI estatal que tenga los arreos de enfrentar con posibilidades de ganar a un PAN de Tamaulipas que hoy ocupa un lugar preponderante en la sociedad, su antítesis seria “la línea”, el dedazo, razón de razones por la cual el PRI tiene cada vez menos credibilidad. En este proceso no hay dos sopas. De todos ellos, solo uno puede ser capaz de darle al tricolor los triunfos que el pasada elección perdió por knock out, Luebbert.

 

Chalupa y buenas!

Comentarios están desactivados.

Comentarios están desactivados.